martes, 12 de abril de 2011

Mi vida comenzó cuando te conocí.

Lo quiero desde mis entrañas. Lo necesito igual que a mi hígado, a mi cerebro, a mis ojos. Sin el se me rompen los huesos, se me derriten los pulmones y no puedo respirar..

No hay comentarios:

Publicar un comentario